Un error humano en una de las plantas de producción de “Emergent Biosolutions”, en Baltimore, Estados Unidos, provocó que se perdieran 15 millones de vacunas de Janssen, pues los trabajadores mezclaron por accidente los ingredientes con los de AstraZeneca, que también son producidas en el mismo lugar.

El retraso en el envío no afecta por el momento a las vacunas que ya se están administrando en Estados Unidos, ya que han sido fabricadas en Holanda, las cuales contaban con el visto bueno de los reguladores federales.

Se espera que en abril la plata de Baltimore pueda producir 24 millones de dosis, lo cual luce algo complicado, tras el tremendo error cometido. La vacuna de Janssen es la gran esperanza de la Unión Europea para acelerar el ritmo de vacunación y alcanzar la deseada inmunidad de grupo en verano.

La ventaja de este remedio es que solo se requiere de una sola dosis para completar la inmunización.