Con la visión de detonar el turismo en diferentes regiones del país, se invertirán 2 mil 500 millones de dólares en un lapso de 3 años, así lo confirmo Christopher J. Nasseta presidente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

En el marco de la XX Cumbre Mundial de la WTTC, se mencionó que esta inversión se llevará a cabo en los Estados de Baja California sur, Jalisco, Yucatán y Quintana Roo, pero el 65% se invertirán tierras quintanarroenses.

Esto ayudará a genera 180 mil empleos, lo que ayudará en la economía de las familias mexicanas, además que la intención es tener un gran abanico de ofertas turísticas en diferentes puntos del país.

Por su parte Alejandro Zozaya, presidente de Apple Leisure Group, anunció que por su parte ellos invertirán mil millones de dólares, en 2 mil 800 cuartos de hoteles, pues solo en el caribe cuentan 24 complejos hoteleros, pero con esta inversión se piensa llegar a tener 30 hoteles, repartidos entre Cancún, Playa de Carmen, Tulum e Isla Mujeres.

DR. RUSSELL CERÓN-GRAJALES DOCTOR EN DERECHO Y PROFESOR-INVESTIGADOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO. CANDIDATO A DOCTOR EN ECONOMÍA POR LA UNAM.

Al amparo del TLCAN de 1994, y del T-MEC que ahora le sucede, la Zona de Libre Comercio de América del Norte -la más intensa del mundo- quedó establecida sobre la base de reglas liberales para impulsar, armonizar y consolidar la integración de una economía de escala, globalmente competitiva y exitosa.

Y al unísono, las tres naciones asumieron formal compromiso con las reglas y principios de transparencia, prácticas de buen gobierno, y estado de derecho. Reglas para el florecimiento de una economía regionalmente asociada, y liberalmente integrada, dentro de un marco modélico de democracia, garante indudable de tales principios.

Para juegos y rejuegos en ligas mayores, requiérese de socios serios, estables y maduros. Socios puestos y dispuestos a conducirse con responsabilidad y visión. No de conformidad con la política absolutista de que “Aquí, sólo mis chicharrones truenan”.

Desde el Preámbulo del Tratado, y con la calidad de buenos socios -y no de competidores entre sí-, las tres Partes se obligaron, textualmente, a:

“ESTABLECER un marco legal y comercial claro, transparente y predecible, para la planificación de negocios que apoye una mayor expansión del comercio y la inversión”.

“FACILITAR el comercio de mercancías y servicios entre las Partes, mediante la prevención, identificación y eliminación de obstáculos técnicos innecesarios al comercio, el mejoramiento de la transparencia y la promoción de buenas prácticas regulatorias”.

“RECONOCER que la implementación de prácticas en todo el gobierno para promover la calidad regulatoria a través de mayor transparencia, análisis objetivo, rendición de cuentas y predictibilidad, puede facilitar el comercio internacional, la inversión y el crecimiento económico, mientras que contribuyen a la capacidad de cada Parte para alcanzar sus objetivos de política pública”.

“PROMOVER la transparencia, el buen gobierno y el estado de derecho, y eliminar el cohecho y la corrupción en el comercio y la inversión”.

Esto es, transparencia, tanto a nivel interno, como entre Partes del propio acuerdo internacional.

Por ello, a qué le tira uno de los socios del Tratado cuando predispone meter reversa en materia de transparencia institucional. O lo que es lo mismo, la deconstrucción de una arquitectura autónoma que da sentido y sustento a la participación ciudadana en democracia.

Se trataría de la abolición enmascarada del cumplimiento de las obligaciones gubernamentales de dar directo acceso ciudadano a la información pública relevante, oportuna y confiable. Factor mediante el cual los gobiernos dan cuenta de sus acciones.

Que es así como se va construyendo una democracia: con una ciudadanía que conoce, pregunta y hace escuchar su voz; pero también con gobiernos que responden y saben asumir sus responsabilidades. Sólo la democracia hace posible la apertura de espacios en favor de los ciudadanos.

Riesgos y repercusiones ante el absurdo quebrantamiento de las obligaciones internacionalmente contraídas por uno de los socios de tan vital y estratégico Tratado.

Habrá que ver, dijo el ciego.

 

Ciudad de México, 12 de enero, 2021

russellceron@hotmail.com

El fondo institucional Caxxor Group ha anunciado una inversión de 3,300 millones de dólares (mdd) para constituir el Corredor T-MEC, un proyecto que buscará el desarrollo de infraestructura logística para conectar al Pacífico mexicano con el centro y este de Estados Unidos, y con Canadá, a través de la ciudad de Winnipeg.

Desde Sinaloa, el corredor conectará con Durango, Monterrey, Dallas, Tulsa y Chicago, donde se podrá atender a los exportadores de la industria automotriz, constituyendo un corredor de transformación que, a diferencia de otros corredores logísticos, como el de Panamá, que sólo es de tránsito, permitirá el ensamble de varios productos en su trayecto.

Este proyecto contempla la construcción de una nueva terminal en Sinaloa por 1,000 mdd, un centro logístico en Winnipeg por 400 mdd, además de 1,000 mdd para el desarrollo de centros logísticos en el país y 300 mdd para un astillero, obras que se prevé que arranques en el primer trimestre de 2021.

Esto será acompañado por la rehabilitación y desarrollo de nueva infraestructura ferroviaria, que mediante la renovación de 167 kilómetros de vía en México y la construcción de 84 kilómetros, facilitará el acceso a más de 7,115 kilómetros de vías férreas desde Mazatlán, por lo cual ya hay firmas interesadas.

Caxxor Group estima que el desarrollo de la terminal tome unos tres años, que sumada a las otras obras e infraestructura complementarias llevaría a un plazo no más de cinco años para la conclusión del proyecto.