Reguladores federales y fiscales de más de 45 entidades en los Estados Unidos demandaron este miércoles a Facebook por incurrir en prácticas monopólicas al absorber a potenciales competidores y evitar la libre competencia.

Este hecho ha sido uno de los más significativos en la nación estadounidense ya que si procede la demanda, podrían llevar a los tribunales a Mark Zuckerberg para ordenar la venta de Instagram y Whatsapp.

Las demandas se enfocan principalmente en la adquisición de Instagram por parte de Facebook en el 2020, la compra de Whatsapp en el 2014 y las reglas que rigen a los desarrolladores de software externos.

Las acusaciones plantean a Facebook como una empresa que se enfoca en “comprar o enterrar” a los rivales potenciales; también reclaman que los usuarios han perdido el control de sus datos a merced de la red social que constantemente implementa cambios para respaldar los ingresos publicitarios de la empresa.

“Durante casi una década, Facebook ha utilizado su dominio y poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y acabar con la competencia, todo a expensas de los usuarios”, comentó al respecto la procuradora general de Nueva York Letitia James, quien encabeza esta batalla legal.