La pandemia ha generado un aumento en el robo de huevos de tortuga marina, aún con los análisis que han comprobado que la ingesta de dichos huevos es dañina para la salud por su alto contenido en grasa y metales.

El expresidente del Comité Estatal de las Tortugas Marinas de Quintana Roo y la representante de la Cooperativa Tulum Sostenible, informaron que el año pasado el robo de huevos de tortuga aumentó en los nidos, en específico la costa de Mahahual donde se rebasó el doble la cifra de robos.

“Fue muy obvio el incremento, la gente se quedó sin empleo y las playas no contaban con tortugueros para proteger a los quelonios. Si se vio el aumento de la presencia de gente que andaba buscando qué comer. Justo hace un mes en la isla Contoy, se registró una tortuga lora, que es muy raro verla en esta zona y es vista una vez cada 10 años, porque es del estado de Tamaulipas, la cual estaba amarrada en el manglar, justo para ser llevada por la noche por los pescadores, afortunadamente fue rescatada por un tortuguero” informó Mirian Tzeek, actual presidenta del Comité Estatal de Tortugas Marinas de Quintana Roo.

Según datos de la asociación civil Proyecto AAK, el robo de carne de tortuga aumentó en el último año por la pandemia, mientras que el 2019 fue de 5 tortugas, en 2020 subió a 10. De igual manera, el saqueo de nidos en 2019 fue de 8, mientras que en el 2020 se reportaron 20 nidos saqueados en la zona sur del Estado, Mahahual.