Para prevenir el golpe de calor, insolación o quemaduras solares ante las altas temperaturas, la Secretaría de Salud recomienda evitar la exposición directa a los rayos solares por tiempos prolongados y mantenerse hidratados con agua simple.

Se informa que las mayores temperaturas de calor ambiental se registran entre las 11 y 16 horas, por lo que, en caso de exposición necesaria, aconseja utilizar cremas bloqueadoras, así como sombreros, sombrillas, lentes de protección solar, vestir ropa clara de telas ligeras, camisas de manga larga y pantalón, tomar la mayor cantidad de agua simple potable, y consumir frutas y verduras ricos en vitamina “C”.

En caso de experimentar un golpe de calor (por una exposición directa y prolongada a la radiación solar), que se caracteriza por una sensación de calor sofocante, piel seca, decaimiento, dolor de cabeza, estado de confusión, disminución de la cantidad de orina, mareos, náusea y vómito, acudir de inmediato al servicio médico para recibir tratamiento oportuno.

También se pide no dejar a personas ni mascotas en el interior de vehículos cerrados que están estacionados bajo los rayos del sol.

Así mismo, para evitar enfermedades diarreicas durante la temporada de calor, se aconseja aplicar las medidas de higiene como el lavado de manos antes de comer y después de ir al baño, así como antes de manejar, preparar y consumir alimentos y bebidas.

Igualmente se pide desinfectar (con cloro) todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos, lavar carnes y vísceras (interna y externamente), antes de su preparación, contar con depósitos específicos para la basura con tapas, separando la orgánica de la inorgánica, y proteger los alimentos (guardarlos en recipientes cerrados) y mantener las áreas de cocina libres de insectos, mascotas y de otros animales.

De la misma manera, se aconseja la refrigeración adecuada y el cocimiento correcto de los alimentos, debido a que derivado de las altas temperaturas los alimentos se echan a perder más rápido lo que representa un riesgo para la salud.