Familiares de al menos 12 albañiles desaparecidos en la obra de construcción del hotel Planet Hollywood exigen que se esclarezcan los hechos, pues aseguran que un predio contiguo al hotel fue convertido en una narcofosa, algo que la Fiscalía General del Estado ha negado.

El hotel ubicado en el área de Isla Blanca en la zona continental de Isla Mujeres ha estado en boca de muchos pues se han hallado en sus cercanías los restos humanos de cuatro personas y con el apoyo de perros adiestrados se han ubicado indicios de más cuerpos, debajo de concreto, lo cual obligaría a demoler partes de la construcción.

Los familiares de las victimas averiguaron que personas ligadas al crimen organizado obligaron a albañiles, desde su primer día de labores, a pagar “su cuota o vender droga” para permitirles trabajar en Isla Mujeres. A raíz de esto se han realizado protestas en la Fiscalía y el Palacio Municipal de Benito Juárez, pero no ha habido avances en las investigaciones.

“Planet Hollywood ¿dónde están nuestros obreros? ¿Dónde los enterraron?”, se lee en una cartulina que familiares colocaron afuera del Palacio Municipal de Cancún.

Jonathan Iriarte, gerente general del antes mencionado hotel, informó que el centro de hospedaje abrirá sus puertas al público el martes 15 de diciembre. Lo que podría dificultar la búsqueda, que ya es considerada como una carrera contra el tiempo.

El viernes pasado, el fiscal general Oscar Montes de Oca Rosales, y el alcalde de Isla Mujeres, Juan Carrillo Soberanis, se reunieron con familiares de las cuatro personas cuyos restos fueron encontrados en las inmediaciones de la obra. Al finalizar se comprometieron a informar periódicamente de los avances en las investigaciones y les ofrecieron atención psicológica y jurídica.

Fueron identificados los cadáveres mutilados que transportaba un presunto integrante de La Unión Tepito en un “diablito” en el centro histórico de la Ciudad de México; se trata de Alán Yahir y Héctor Efraín, dos jóvenes mazahuas que desaparecieron hace más de siete días.

Los padres de ambos menores, que vivían una vecindad ubicada en la calle Pensador Mexicano de la Ciudad de México (CDMX), identificaron ayer sus restos, que fueron recuperados de las manos de un sujeto que los llevaba en cajas de plástico, el domingo por la madrugada.

Alán Yahir, de 12 años de edad, y Héctor Efraín, 14 años de edad, desaparecieron la noche del martes 27 de octubre; la última vez que se les vio fue cerca de las calles Donceles y Allende, en el Centro Histórico capitalino.

El día de su desaparición, los padres de Héctor Efraín le llamaron a su teléfono celular, el cual respondió un hombre desconocido, quien solo dijo, “bueno”, y luego colgó. El celular marcó como última ubicación una vecindad de Belisario Domínguez.

Las pruebas forenses arrojaron que Alán y Héctor fueron torturados y mutilados; el sujeto que los transportaba, presuntamente pretendía abandonar los restos en el Centro Histórico.

La noche de su desaparición, los jóvenes se vieron a la 21:30 horas, como siempre lo hacían todas las noches, porque vendían dulces en la calle Donceles, sobre Eje Central.