La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO Profesor y Periodista Ex Director de SQCS Ex Director del IEA

La incapacidad de las instituciones para hacer lo correcto y cumplir sus deberes legales, son síntoma de su deterioro que a lo largo de los años fueron pervirtiendo sus fines hasta convertirse en entes simuladores, costosos e ineficaces que, obstaculizan la construcción de una sociedad desarrollada, segura, justa y sin las abismales diferencias sociales que padecemos.

Sin instituciones sólidas y coherentes es imposible erradicar la violencia, la corrupción y la impunidad que son monstruos formidables que prácticamente han impuesto sus condiciones en los últimos años, sobre todo en los gobiernos neoliberales del PRI y PAN.

Una de las premisas fundamentales del neoliberalismo es restarle poder y facultades al gobierno hasta reducirlo a una mínima expresión para garantizar la prevalencia de los intereses de las grandes corporaciones, de las minorías de mujeres y hombres que se adueñaron del control político y el dinero.

En ese afán de debilitar y desaparecer al gobierno en nombre del libre mercado, usaron todo tipo de recursos y crearon los “organismos autónomos” financiados con dinero público, que validaron y legalizaron acciones contrarias a los intereses del país, sin embargo, se presentaban como democráticos y progresistas. El neoliberalismo mexicano dejó un país con tejido social roto, pobre, violento, inseguro, corrupto y con instituciones ineficientes.

Para justificar el saqueo y el lucro de unos cuantos, con los recursos de la nación, denostaron el nacionalismo, como si fuera sinónimo de retrógrada, peyorativo, propio solo de dictadores. Cuando las mayorías decidieron con su voto en 2018 sacar del poder a los neoliberales, la tarea de recuperar las instituciones ha sido titánica y de lento avance por todo el andamiaje creado y el gran número de personas que siguen operando al interior sin deseos de cambiar nada.

Es absurdo creer que la detención y posterior repatriación del ex secretario de la defensa de México en el sexenio de EPN, general Salvador Cienfuegos en los Estados Unidos, es un inocente acto de buena vecindad. Y todavía creer que la DEA trabaja para ayudar a los mexicanos a superar sus problemas con el crimen organizado. Solo la derecha mexicana sin argumentos ni proyectos alternativos de nación y con un profundo anti nacionalismo pueden hacer campaña con eso. La periodista y escritora Anabel Hernández con mucha anticipación había previsto que el general Cienfuegos sería exonerado en México por la insustancialidad de los elementos otorgados por la DEA y la incapacidad y perversión todavía existente en la Fiscalía General de la República que encabeza Alejandro Gertz Manero en la 4T.

Es penosa la situación que prevalece en el ayuntamiento de Othón P. Blanco, con un presidente sustituto, Othoniel Segovia, muy limitado por su escasa formación y trayectoria, pero también acotado por los intereses de un gobierno estatal con varios integrantes que aportan poco a Quintana Roo, pero se ocupan bastante de poner piedras en el camino de sus opositores, aunque dañen a la ciudadanía. Y en el horizonte muy poca esperanza se vislumbra. Los esfuerzos pírricos de los joaquinistas no alcanzarán para ganar algo en Chetumal, y en el centro-sur en general. Pero el MORENA tiene aspirantes impresentables para Chetumal, salvo el aún joven Johnny Monsreal y el ex diputado local Florentino Balam, con larga trayectoria. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño Estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!