El hato ganadero de los municipios del sur de Quintana Roo se encuentra en peligro, debido al intenso calor, por lo que la vida de las reses está en riesgo ya que esto genera sequía, lo cual no permite que el pasto crezca y este al ser el alimento del ganado, ha influido bastante en la disminución de su peso, lo cual está limitando su comercialización.

El exceso de calor afecta el alimento y agua de estos animales que son de cría para comercializar por lo tanto tienen un peso establecido, pero estos animales al no tener el peso adecuado no pueden ser vendidos, estos ascienden a poco más de 100 mil cabezas de ganado, de las cuales el 40% están en riesgo.

El gobierno del Estado se comprometió a generar apoyos, como, por ejemplo, entrega de pollinaza, maquinaria y otros insumos que requieren para atender la sequía, pero hasta el momento la única respuesta que han recibido es que “no hay dinero”.

De acuerdo con el líder del gremio de ganaderos en el sur, son tres los municipios afectados, Othón P. Blanco, Bacalar y José María Morelos.

“Nos está pegando ya la sequía en la parte donde siempre hemos tenido más problemas, en este caso en Othón P. Blanco, Caobas, Nuevo Veracruz, California es donde nos afecta en cuanto a los pastos y el agua que empieza a escasear”, mencionó.