Este miércoles Argentina aprobó el uso “con carácter de emergencia” de la vacuna rusa Sputnik V y este jueves recibió un cargamento de 300 mil dosis en un vuelo especial de la línea aérea de bandera Aerolíneas Argentinas desde Moscú.

El ministro de salud en la nación argentina, Ginés González García, informó que en enero se recibirán otros cinco millones de dosis y para febrero 14.7 millones, con oportunidad de ampliar el contrato para añadir cinco millones más.

Agregó que se ha dialogado con otros proveedores de vacunas con la finalidad de vacunar contra el coronavirus a la mayor cantidad de argentinos.

Por su parte, presidente Alberto Fernández especificó que mantendrá reuniones virtuales con los gobernadores de todos los estados para decidir la estrategia de vacunación, que contempla como prioridad a los trabajadores de la salud; se plantea aplicar las primeras dosis desde el lunes o martes.

Argentina es el segundo país en el mundo en aprobar el uso de la vacuna Sputnik V, después de que Bielorrusia lo hiciera.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó sobre una serie de al menos 23 productos “milagros” a las que las marcas les atribuyen cualidades como reducción de grasa corporal, rejuvenecimiento de la piel, potencializadores sexuales y ahora también aquellos que afirman “combatir” el nuevo coronavirus.

La Profeco en su Revista del Consumidor para la edición de diciembre 2020, compartió información para que los consumidores puedan reconocer los productos milagros y de esa forma, denunciarlos ante la institución.

Entre las características de dichos artículos destaca la publicidad para exaltar sus cualidades con supuestos beneficios extraordinarios, propiedades curativas, sorprendentes o categóricas que no se encuentran sustentadas en estudios científicos o técnicos.

Entre las marcas que los ofrecen, se encuentra Novirsa, que actualmente comercializa artículos relacionados con la protección y el “combate” del COVID-19, de los cuales se anuncian características no fundamentadas en estudios.

Algunos de ellos son el Cubrebocas Hospitalar Francés que no comprueba sus compuestos, origen de fabricación, beneficios, calidad y su capacidad de filtración bacteriana del 90%; lo cual viola los artículos 32, 56, 76 BIS y 85 de la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC).

De igual forma, el Respirador Hospitalar Francés viola dichos artículos de la LFPC por no comprobar que es un respirador 100% de poliéster, con pieza nasal 100% metálica y cinta elástica.

También enlistaron el Llavero de Protección Anticontagio que no corrobora que está hecho de acero inoxidable de alta calidad y resistente a la corrosión, al igual que la Máscara Hospitalar que afirma combatir el coronavirus; ambos violando los artículos anteriormente mencionados de la LFPC.

A partir del 1 de diciembre familiares de personas fallecidas por covid-19 en México podrán acceder a un apoyo de 11 mil 460 pesos por beneficiario para cobertura de gastos funerarios.

Esto fue publicado este miércoles 25 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación donde se compartieron los lineamientos para acceder al apoyo a través del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.

El trámite se podrá realizar en una plataforma digital y la vigencia será entre el 18 de marzo del 2020 y hasta el fin de la emergencia sanitaria; únicamente habrá un beneficiario por fallecido y el plazo para la solicitud será de un año a partir de la defunción.

Los beneficiarios deberán ser mayores de 18 años, incluidos el esposo, esposa o pareja; hijas o hijos, así como la madre o el padre del difunto.

Es importante recalcar que para el trámite es indispensable contar con el acta de defunción por COVID-19, una declaración bajo protesta de decir la verdad (es decir, que el apoyo se utilizará para la recuperación económica familiar derivada del gasto funerario) y la acreditación de parentesco.