Con picos, palas y cubetas, más de 150 familias invadieron un terreno de aproximadamente 5 hectáreas ubicado detrás de la antigua terminal del ADO en Chetumal, en una zona conocida como “La Antigua Jungla” en el intento por crear una nueva colonia irregular.

Semanas atrás, invasores comenzaron la limpieza del terreno para construir de improvisto sus viviendas y bardas con las cuales delimitan sus predios, en el área que se ubica entre las calles Guillermo Lope de Vega con Corozal, Salvador Novo e Ignacio Manuel Altamirano.

Los invasores aseguran desconocer quién inició el movimiento, pues sólo les dijeron “que podían llegar a apartar un terreno gratis”. Sin embargo, señalan que un líder a quien solo identifican como “el arquitecto Rogelio”, les está cobrando 40 mil pesos por cada espacio de 10 metros por 25, con la posibilidad de pagarlo en mensualidades de mil 500 pesos, sin intereses.

Hasta ahora dicho personaje no se ha presentado en el lugar, por lo que todas las solicitudes de los interesados son recibidas por quienes sólo se identificaron como sus asistentes, los cuales también se encargan de repartir los terrenos mediante un improvisado croquis.

“Sabemos que en cualquier momento nos pueden venir a sacar, pero tenemos fe en que no lo hagan. Es la única manera en la que podremos tener un pedacito de tierra donde construir nuestro hogar, porque no tenemos créditos Infonavit ni el dinero para pagar una casa al contado. Eso sí, si la Policía viene, y ya tenemos nuestras casas construidas, las vamos a defender como podamos”, comentó Gabriela Chi, una de las primeras habitantes del lugar.

Las primeras cuarenta familias que llegaron desde hace un par de semanas lo hicieron por invitación de amigos y conocidos, asegurando que ninguno tiene idea de a quien pertenezca el predio.

Esto ocurre a unos días de que la Secretaría de Obras Públicas terminara la ampliación de la avenida Ignacio Altamirano que pasa a través de dicha área, facilitando su acceso.

Belice ha frenado su reactivación económica a causa de los 86 casos positivos por covid- 19 detectados hasta la fecha.

Con 29 nuevos casos positivos de Covid-19 detectados en los dos últimos días, Belice ha encendido las alertas por el rebrote de la epidemia en su territorio, esto ha obligado al gobierno a suspender de manera indefinida la reapertura de su aeropuerto y por ende los vuelos que recibirían a turistas internacionales, así como también el regreso de los estudiantes a las aulas.

Belice ha sumado 38 casos en los primeros 5 días del mes de agosto, pasando a tener 86 casos detectados hasta la fecha. Las autoridades atribuyen los contagios a un evento masivo de pesca deportiva en San Pedro y a personas que cruzaron ilegalmente a México como causantes de este rebrote.

Se han identificaron 7 casos en Corozal, 7 en Orange Walk, y uno más en San Pedro, de los cuales 5 de ellos son importados del proceso de repatriación, mientras que de los demás, 2 fueron contactos de un enfermo en Corozal y 3 son contactos de un caso de Orange Walk, mismo que obligó a poner en cuarentena el mercado y el ayuntamiento de ese distrito.

Ante este rebrote, el primer ministro de Belice, Dean Barrow, dio una conferencia de prensa el miércoles y anunció que debido al aumento en el número de casos de Covid-19 en 3 distritos del país, habrá un retraso en la reapertura del Aeropuerto Internacional Philip Goldson.

Esto ha frenado la reactivación económica que cuidadosamente llevaba la pequeña nación centroamericana, pues la reapertura de los vuelos internacionales en el aeropuerto estaba programada para el 15 de agosto.

Por otra parte, el Ministro de Educación, Patrick Faber, anunció que la reapertura de las escuelas también se retrasará, por lo que se preparan para dar clases a distancia.

El Primer Ministro ya había prometido que habrá restricciones y regulaciones más estrictas, tanto para los ciudadanos como para los funcionarios gubernamentales que violan la ley, pues la principal preocupación del gobierno de Belice son los ciudadanos que cruzan ilegalmente las fronteras, principalmente con México y Guatemala, países con altos números de contagios.

Lo anterior incluye un posible cierre para el Distrito de Orange Walk, en la frontera con México, y para Cayo Ambergris, donde se encuentra la isla de San Pedro.