El pasado fin de semana un joven de la comunidad LGBTTI+ que se encontraba en una fiesta en la ciudad de Cancún, fue torturaron, quemaron y finalmente asesinarlo dentro de un taller de herrería, debido a que este reveló su estado serológico, siendo VIH-positivo.


La organización Resilientxs se encargó de realizar la denuncia y solicitó a las autoridades de Quintana Roo, que se haga una reforma al Código Penal para que se incluya a los crímenes de odio, ya que la Fiscalía abrió una carpeta de investigación por el delito de homicidio, pero no por un crimen de odio.


“Este caso nos ha generado mucha rabia porque estamos en el mes que se conmemora el orgullo de nuestra comunidad y en que se piden y reivindican derechos”, expresó activista de Resilientxs.


La secretaría de gobernación pidió a las autoridades de Quintana Roo tener una investigación con perspectiva antidiscriminatoria para este crimen ocurrido este fin de semana en Cancún, así mismo dijo que dará seguimiento a este asunto, además de brindar asistencia a la familia como a víctimas del delito, se dé con los responsables y se haga justicia.


La Secretaría de Gobernación, la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, y el Conapred, enviaron sus condolencias a las y los familiares de la víctima.