El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, advirtió que el Estado se encuentra nuevamente muy cerca de retornar al color naranja en su semáforo epidemiológico, lo cual podría darse a partir de la primera semana de mayo.

El gobernador manifestó su preocupación por los municipios de Solidaridad y Othón P. Blanco, que registran un incremento de 149% y 200% respectivamente, en tanto que Felipe Carrillo Puerto registró un incremento de 18%, Lázaro Cárdenas 49% y Benito Juárez una incidencia de 65%. Aunque reconoció que, en municipios como Isla Mujeres, Puerto Morelos y José María Morelos, así como Cozumel, se mantuvo al 100% la disminución de casos.

Mencionó que, en el caso de la zona norte, el nivel de los contagios es 1.12, en la zona sur el nivel de contagio es de 1.5, y una tasa de ocupación de hospitalaria baja, sin embargo, no se pueden arriesgar. Esto afectaría la reactivación económica, pese a que, aunque se siguen avanzando en el proceso de vacunación.

Adelanto que en mayo y de acuerdo con la estrategia nacional, estarían comenzando la vacunación a personas de 50 años, y mediados del próximo mes al, pero al de educación, con ello se abre una posibilidad del retorno a clases.

“Como resultado de la Semana Santa hoy estamos en un momento álgido de la pandemia, con mayor dispersión del virus. Nos mantenemos en amarillo del 26 de abril al 2 de mayo, pero es necesario redoblar esfuerzos, ¡evitemos regresar al naranja!”, comentó.

Por último, pidió a la ciudadanía continuar con las medidas de seguridad sanitaria, para que de esta manera disminuyan los contagios y no tener que anunciar de nuevo un retroceso que afectaría a todos.