Este miércoles 2 de junio elementos de la fiscalía general del Estado catearon el hotel Akalki en Bacalar, en atención una denuncia en contra de Ricardo Ponce, conferencista quien fue señalado por presuntos casos de abuso sexual y psicológico.

La propiedad que se encuentra sobre la Carretera Federal 307 sobre el Km. 12.5 de Bacalar. Era utilizada por Ricardo Ponce y su secta sexual para realizar “retiros espirituales”, los cuales podía llegar a costar 75 mil pesos mexicanos.

El fin de semana pasado la youtuber, Maire Winks, denunció en sus redes sociales a través de un video en su canal principal, como ‘cayó’ en la presunta secta sexual del conferencista.

Tras la publicación del metraje, las redes sociales alzaron la voz haciendo tendencia el #RicardoPonceAbusador, en donde varios usuarios publicaron sus opiniones y experiencias sobre el tema, demostrando que no era la primera vez que el conferencista abusaba de sus seguidoras, algunas incluso drogándolas durante las “experiencias en su hotel”.

La investigación revela que para cierto grupo “VIP” se incluía por 50 mil pesos más, sesiones sexuales con mujeres traídas de Centroamérica.