A pesar de que el gobernador del Estado de Quintana Roo, Carlos Joaquín, exhortó a la población a seguir con los hábitos de higiene de manera estricta, el uso correcto de cubrebocas, lavado de manos y sana distancia, se registraron más casos como consecuencia del periodo vacacional de Semana Santa, después de que muchos prefirieron salir a disfrutar de las playas, plazas comerciales o viajar a otras ciudades.

Las autoridades de la Secretaría de Salud Federal indicaron que en las últimas dos semanas el Estado de Quintana Roo ocupó el séptimo lugar de las 10 entidades con mayor aumento de casos de Covid-19.

De acuerdo con las estadísticas, el Estado presenta un aumento de 101 casos entre la semana del 23 al 29 de marzo y del 13 al 19 de abril, teniendo una dinámica de 6.8 contagios por cada 1000 habitantes. Los estados que tienen una situación similar son Baja California, Chihuhua, Ciudad de México, Colima, Durango, Estado de México, Morelos, Nayarit y Tlaxcala.

El subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, indicó que debido a las cifras es necesario que la población retome las medidas de higiene para evitar que el contagio siga aumentando.

Hugo López Gatell mencionó que existe una complejidad adicional, ya que en los puertos turísticos hay mayor movilidad de personas y los registros confirman que hubo mayor conectividad de usuarios en espacios públicos, principalmente en farmacias, supermercados, donde el aumento fue de 10 puntos porcentuales, de igual manera en las tiendas departamentales hubo mayor afluencia.

Mediante el trabajo conjunto entre autoridades de Yucatán y la Ciudad de México se logró la detención de un joven acusado por haber ejercido violencia digital y delitos que violan la intimidad sexual en la capital del país, esto en cumplimiento de la Ley Olimpia.

Alexis Rafael “V” de 24 años de edad, fue detenido por el delito de extorsión a una víctima para borrar de la web fotografías íntimas de la misma. Mediante la coordinación entre elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México y personal de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) del Estado de Yucatán, en cumplimiento a una orden de cateo en un domicilio ubicado en la Calle 13-1, colonia Residencial Pensiones del municipio de Mérida, se logró la captura de Alexis para su pronto traslado a la Ciudad de México.

También fueron asegurados cinco teléfonos celulares, dos computadoras personales tipo Laptop y una de escritorio, tarjetas SIM de diferentes tamaños y documentación diversa.

La afectada, indicó que a través de Telegram, una persona se hizo pasar por amiga suya y, con engaños, le propuso la venta de fotografías íntimas. Días después, la joven recibió llamadas de un supuesto licenciado, quien le ofreció retirar de la red social las imágenes y le proporcionó números telefónicos y correos electrónicos para que lo contactara y llegaran a un acuerdo económico.

Con los datos obtenidos se pudo conocer que la cuenta de la institución crediticia correspondía a una mujer con residencia en la ciudad de Mérida, Estado de Yucatán; además de que los depósitos realizados por la afectada eran dirigidos a un hombre con apellidos similares a la titular de la cuenta.

Alexis Rafael fue entregado a policías de la CDMX acusado por extorsión, bajo los términos de la Ley Olimpia. De igual manera, las investigaciones realizadas dieron cuenta de que el detenido también contaba con una denuncia por acoso sexual de 2018 a una menor de edad, por lo que fue trasladado al Reclusorio Oriente.

El detenido y los objetos asegurados fueron trasladados a la CDMX y puestos a disposición del agente del Ministerio Público que definirá su situación jurídica.

Cabe mencionar que, la “Ley Olimpia”, la cual entró en vigor el día 22 de enero del 2020, no se refiere a una ley como tal, sino a un conjunto de reformas legislativas encaminadas a reconocer la violencia digital y sancionar los delitos que violen la intimidad sexual de las personas a través de medios digitales, también conocida como ciberviolencia o violencia digital.

Al respecto, el titular de la SSC de la CDMX, Omar García Harfuch, destacó que se logró la primera captura por orden de aprehensión contra un sujeto en cumplimiento a la Ley Olimpia. Asimismo, agradeció a las autoridades de Yucatán por lograr la detención de una persona de aproximadamente 24 años de edad.

“En la Ciudad de México el cumplimiento de la Ley Olimpia es una prioridad”, señaló García Harfuch.

De acuerdo con Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se han detectado cuatro entidades del país como las principales regiones donde se buscan blanquear las ganancias producto del delito de trata de personas. Se trata de la Ciudad de México, Quintana Roo, Jalisco y Tlaxcala, las cuales han generado un mayor número de reportes del sistema financiero en operaciones posiblemente relacionadas con dicho delito.

“Hemos recibido 254 reportes de operaciones inusuales, de las cuales sobresalen la Ciudad de México, el estado de Quintana Roo, el estado de Jalisco, donde hay un mayor número de reportes del sistema financiero. Respecto a Tlaxcala, en efecto, Tenancingo es un espacio donde hemos desarrollado investigación para poder presentar las denuncias correspondientes”, apuntó el funcionario.

De igual manera, Nieto Castillo mencionó que se ha detectado que los criminales dedicados a la trata de personas usualmente buscan lavar sus ganancias por medio de transmisores de dinero añadiendo que este ilícito es el que deja mayores ganancias para el crimen, sólo después de la venta de drogas.

Durante la actual administración la Unidad de Inteligencia Financiera ha congelado 211 millones de pesos de cuentas relacionadas con la trata de personas, así como el haber presentado tres denuncias correspondientes por los casos de la página Zona Divas perteneciente a un tratante que operaba en los estados de Puebla y Tlaxcala conocido como “El Cepillo”, ligado a Kamel Nacif Borge “El Rey de la Mezclilla”.

DESPACITO Y BUENA LETRA

DR. RUSSELL CERÓN-GRAJALES DOCTOR EN DERECHO Y PROFESOR-INVESTIGADOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO. CANDIDATO A DOCTOR EN ECONOMÍA POR LA UNAM.

El ajedrez político toma temperatura. Se ha trastocado, y anuncia la oportunidad de mover ficha.

El estado actual de cosas. La concentración y centralización del poder. Y su reforzamiento a partir de un legislativo monocorde, con visos de armada sobrerrepresentación, constituyen un desafío al escenario de sanos y convenientes equilibrios, tan propios de toda moderna institucionalidad democrática.

Lo que avizora un tiempo de alianzas o coaliciones electorales entre institutos políticos opositores que pugnan por romper asfixiantes monopolios en el ejercicio del poder público, y abrir con ello la baraja.

En liberal democracia, coaligarse es parte de una lógica y legítima opción estratégica. En regímenes parlamentarios, un imperativo para la formación de gobiernos sólidos y estables. Y ventana de recomposición y oxigenación para todo régimen que, como el presidencial, pueda ser puesto en franco riesgo de calidad democrática, y en entredicho la pervivencia de sus instituciones autónomas, y demás organismos asociados.

El mismo andamiaje sistémico -el electoral, particularmente- prevé mecanismos de factibilidad para la regulación distributiva y correctora de exorbitantes empoderamientos, con posibilidades de instituirse por la vía de una legalidad dirigida, y a modo.

Los puristas y dogmáticos de la política parecieren olvidar que, no obstante las consabidas y diferenciadas plataformas ideológicas o programáticas de partido, las coaliciones electorales pueden prosperar bajo disímbolos fines; y que tienen un alcance temporal. Y que esas alianzas, pudiendo ser construidas más programáticamente, y aun sólo pragmáticamente, no implican, en modo alguno, fusión de ideologías, o abdicación de una respecto de otra.

Por lo que coaligarse no supone sucumbir en convicciones. Simplemente, la identificación de puntos de coincidencia, vueltos prioridad ante una sensible y riesgosa coyuntura que pueda atentar contra el eje democrático, y su estructura vital.

Es la circunstancia la que marca pauta para la coincidencia; quedando a buen recaudo los comprensibles y naturales factores de disidencia.

Superado el punto crítico, la habitual intercompetencia habrá de proseguir, y regularizarse.

La pista mexicana, en la mira de circuito tan disputado.

La parrilla de salida, expectante, espera.