En los últimos días, las criptomonedas han pasado por un muy mal momento, teniendo unas bajas bastante significativas. Desde el pasado martes 12 de mayo, el empresario millonario, Elon Musk, retiró sus inversiones en las criptodivisas y dejó de aceptar los pagos con bitcoin. Tras esta polémica, la moneda de bitcoin bajó de los $56 mil 695 hasta llegar al valor de los $49 mil 387 dólares solo tras publicar un twit al respecto.

Las criptodivisas son demasiado volátiles y se ven afectadas a diversas razones, por la cual mucha gente desconfía de estas inversiones.

Esto ha causado que las plataformas de cambio de estas criptodivisas comenzaran a reportar fallos a nivel mundial, entre ellos se encuentra Coinbase y Coindesk, donde se estima que la razón es la saturación de gente que quiere retirar su dinero antes de seguir perdiendo más dinero.

Mientras los precios apenas se estabilizaban, un cambio inesperado sucedió, China anunció la prohibición de las criptodivisas en instituciones y bancos de todo el país, con la excusa de que las criptodivisas “infringen la seguridad de la propiedad de la gente y es un disruptor en el orden económico y financiero”.

Este anuncio es exclusivamente para las entidades financieras y empresas que radican en el país, por lo que aun será posible hacer el uso de esta divisa a través de intermediarios internacionales.

Tras unas horas de este anuncio importante para el mercado de esta moneda, el bitcoin que sigue siendo la divisa por excelencia, bajó considerablemente su valor, llegando al límite de $38 mil 263 dólares, siendo este, más de $10 mil 000 dólares de perdida después de la polémica de Elon Musk, y perdiendo casi $20 mil dólares por unidad en el transcurso de una semana.