El pasado domingo 30 de mayo alrededor de las 21:30 hrs. Mientras familiares disfrutaban el partido de Cruz Azul y Santos Laguna se registraron varias detonaciones de balas hacía el restaurante “Boston’s Pizza” ubicada en la avenida 115 con Constituyentes.

Los afectados reportaron que dicho atentado fue realizado en un automóvil que pasaba enfrente de dicho local, donde sujetos armados se asomaron por la ventana abriendo fuego directamente al local, esto inmediatamente obligó a todos los comensales y trabajadores a ponerse en el suelo debajo de las mesas para proteger sus vidas.

Afortunadamente los delincuentes no lograron herir a ninguna persona adentro del local, sin embargo, al llegar la policía municipal al local, no lograron obtener ninguna pista del paradero de dichos delincuentes.

Terminando este trágico suceso, las redes sociales oficiales de Boston’s Pizza informan que, debido a los sucesos, cerraran el local hasta nuevo aviso, ya que no tienen idea de porque sucedió este atentado y no quieren comprometer la vida de sus empleados y comensales, mientras mejoran la seguridad de este local.

Mucha gente especula que este supuesto cierre temporal sea permanente, ya que, aunque la empresa trate de hacer su parte, esto no asegura que la inseguridad de esta ciudad baje.

Un ataque armado se presentó la madrugada del domingo 1 de noviembre en el evento de música electrónica que se realizó en el beach club Vagalume de la zona hotelera de Tulum, dejando un saldo de dos personas ejecutadas y otras tres lesionadas.

La balacera se originó entre un agente de la Policía de Investigación y dos presuntos sicarios. Los dos sujetos armados ingresaron al evento musical, pero fueron avistados a tiempo por un agente de la Policía de Investigación, Ludwig “N”, quien estaba en el lugar, con otro agente, escoltando a un empresario extranjero.

De acuerdo a los primeros testimonios, los presuntos sicarios llegaron a cobrar el “derecho de piso” al local y, de paso, vender drogas a los clientes y ofrecieron su producto al empresario, al momento que éste se dirigía al baño, lo que generó un altercado con el escolta, quien les ordenó que se fueran del lugar.

A los pocos minutos, los sujetos regresaron con las armas de fuego ya en la mano y atacaron al agente, quien ya estaba listo y repelió la agresión, asesinando a ambos, pero recibiendo dos disparos, en la pierna y en las costillas. En el fuego cruzado, un hombre y una mujer también resultaron heridos.

Los disparos generaron pánico en el recinto, que fue evacuado entre gritos y empujones por la multitud de locales y turistas. Los abatidos fueron identificados como Arturo F. V. y Luis S. M., quienes recibieron múltiples impactos de bala, muchos de ellos en la zona dorsal. El policía lesionado fue sacado del lugar, junto con el empresario, por el otro escolta, quien llevó a su compañero a una clínica particular.

Al lugar llegaron agentes policiacos que aseguraron tres armas de fuego cortas: un revólver que no fue accionado; una Glock, vacía; y una semiautomática Makapov, con varios cartuchos útiles. También hallaron múltiples casquillos regados en el lugar, una bolsa conteniendo droga y una cangurera con una terminal de pago.

El agente ministerial fue dado de alta a las pocas horas y llevado a la Fiscalía General del Estado a que diera su declaración.

Al sitio arribaron elementos de la Policía Quintana Roo que acordonaron el área y esperaron la llegada de los agentes ministeriales para realizar el peritaje correspondiente.

Tres personas fueron trasladadas en ambulancias diferentes a la clínica Costamed, la cual estaba fuertemente custodiada por elementos de la policía Ministerial y Policía Quintana Roo, pues entre los lesionados se encontraba una turista.

Mientras tanto en el beach Club Vagalume los cuerpos de los dos sujetos que quedaron tendidos en el interior junto a varias armas de fuego, fueron levantados por los peritos de la FGE.