Tres encuestadoras ubicaron a Carlos Joaquín, gobernador de Quintana Roo, en el top 10 de los gobernadores con mayor aprobación ciudadana a nivel nacional, destacando el crecimiento y desempeño durante su administración.

El mandatario estatal destaca principalmente en manejo de la pandemia, las finanzas, la correcta aplicación de los recursos federales, la seguridad y la superación de la pobreza.

El Ranking Mitofsky de gobernadoras y gobernadores de México con mayor aprobación entre enero y febrero de 2021 colocó a Joaquín González en el sexto lugar con un 58.4 de aprobación, porcentaje que es considerado como parte del índice alto de aprobación en el país.

Dentro de los mejores gobernadores por partido, se posicionó en el tercer lugar en relación a los mandatarios estatales del Partido Acción Nacional (PAN).

Por su parte, la encuestadora C&E research dio a Carlos Joaquín el sexto lugar con un 60.6 por ciento de aprobación ciudadana.

México Elige, en su estudio nacional de opinión pública, colocó al gobernador de Quintana Roo en séptimo lugar nacional en el ranking de aprobación con el 57.1 por ciento.

En el apartado de aprobación por manejo de la crisis ante el covid-19, el Gobernador se mantuvo en el cuarto lugar con un 73.8% de aprobación.

El Senado de la República aprobó por unanimidad la “Ley Olimpia” a nivel nacional, para castigar con hasta seis años de prisión y multa a quien exhiba, distribuya o comercialice videos, audios o imágenes con contenido íntimo en plataformas de internet o redes sociales sin autorización de la persona, y cuando su difusión cause algún daño emocional, psicológico o en su vida privada.

La presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado, Martha Lucía Micher, consideró la aprobación del dictamen como una deuda “con todas las mujeres, niñas y adolescentes, que han sido víctimas de estas modalidades de violencias, (de las que) yo también he sido víctima, y cuyos casos no han prosperado por la falta de tipificación del delito”.

La pena de prisión podría llegar a nueve años si el contenido del material difundido orilla a una mujer a quitarse la vida; si quien lo difunda tuvo una relación afectiva con la víctima o cuando la persona a la que se le atribuyen las imágenes, audios o videos íntimos no sea realmente quien aparezca, con el fin de dañarla.

El dictamen aprobado incorporó el término violencia mediática. Este se comete cuando, desde un medio de comunicación, se reproduzcan estereotipos o lenguaje sexista, se fomente la desigualdad entre mujeres y hombres, o se haga apología de la violencia contra niñas y mujeres.

La ley toma su nombre a partir del movimiento que inició en 2014 la joven poblana Olimpia Coral, luego de que su expareja difundiera en internet un vídeo íntimo. Hasta hoy, 25 estados de la República han legislado para castigar la violencia digital.