Después de realizar un estudio, se llegó a la conclusión que las personas que tienen alto consumo de frutas, verduras y pescado tienen menor probabilidad de desarrollar el covid-19 de una manera severa, por lo que una buena alimentación y una dieta sana cumple un papel muy importante para disminuir más del 70% de la sintomatología.

Los investigadores analizaron tres tipos de dietas, la primera de ellas estaba basada en vegetales, alta en verduras, legumbres, frutos secos baja en aves y carnes procesadas. La segunda contenía los mismos alimentos, agregando pescado y marisco, y la tercera se basó en el mínimo consumo de carbohidratos e ingesta regular de proteínas.

Otros datos considerados en la investigación fueron la edad, antecedentes personales, historial médico, uso de medicamentos, tabaquismo, actividad física y estilo de vida.

Sara Seidelmann, investigadora del Hospital Stamford mencionó que las personas que seguían dietas basados en vegetales y pescados tenían un 73% y 59% menos de probabilidad de tener los síntomas graves, por tal motivo señalaron que no es una casualidad que las personas con comorbilidades como obesidad y la diabetes sufrieran de sintomatología severa, debido a la mala nutrición y estilo de vida.