Debido a la falta de trabajo en obras privadas en la Capital de Quintana Roo, los albañiles han decidido irse a la zona norte de Quintana Roo, desde la Riviera maya hasta Cancún. Sin embargo, han comentado que, desde la primera semana son visitados por grupos de personas ajenas al lugar para realizarles un cobro para dejarlos laborar tranquilamente.

Estos grupos delictivos obligan a los obreros a pagar 2 mil pesos mensuales, por tal motivo se están regresando a la zona sur donde mencionan que no hay trabajo, sin embargo, por seguridad y el aumento de extorsiones tienen que regresar a Chetumal y comenzar de nuevo a recorrer las calles en busca de empleo.

El dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en el municipio de Othón P. Blanco expresó que sus agremiados ya pasaron por una situación similar, “van en busca de trabajo y terminan siendo extorsionados, principalmente los trabajadores de construcción, debido a la inseguridad y el cobro del derecho de piso que no solamente les aplican a los comerciantes”, comentó.