Sube la presión en el hospital general de Chetumal.

COLUMNA “BAUMANOMETRO”

10 de Octubre de 2017

Este es el único hospital que cuenta con área de terapia intensiva y apenas 100 camas, para una ciudad que tiene más de 160 mil habitantes, resultando el día de hoy insuficiente para la población en general y afiliados al seguro popular.

Y  con el retraso del nuevo hospital de especialidades y oncología, que no se termina de equipar, el hospital general seguirá dando la batalla de sus vida, donde el personal que allí labora hace maravillas, con equipos que fallan seguido, plafones del techo cayendo apenas llegue alguna lluvia, nulo manteamiento, a camas, sillas, escritorios, quirófanos y con el área de urgencias sobresaturado, con gente que llega todos los días de la Rivera del Rio Hondo, que pernoctan en colchonetas, en el estacionamiento del área de urgencias, por falta de recursos económicos.

 

Se vuelve un escenario desgarrador para cualquiera de nosotros, gente de la tercera edad, con la cara curtida por los años y el dolor a flor de piel, mujeres dormitando en el piso, en espera de alguna noticia de su familiar ingresado, voluntarios regalando café o agua con un pan de dulce a los que menos tienen, hacen de la noche un escenario de miedo.

 

Esta noble institución de la salud no cae ni se desploma, debido al gran cariño y esfuerzo que médicos, enfermeros, personal administrativo realizan día a día con lo mínimo para trabajar, estos hombre y mujeres “libres y de buenas costumbres” cargan con una responsabilidad enorme.

 

Aquí el cambio todavía no ha llegado, pero está en proceso.

 

A %d blogueros les gusta esto: