SECTUR EN CHETUMAL, TREN MAYA, DELEGADO FEDERAL ÚNICO …¿Y LOS MAYAS?

Visión intercultural
Francisco J. Rosado May

Las noticias de la semana que está terminando, en Quintana Roo, giraron alrededor de tres temas: La ubicación de la Secretaría Federal de Turismo en Chetumal; el proyecto de Tren Maya que unirá la península con Chiapas, pasando por municipios Mayas de Q. Roo, y el nombramiento de Miguel Torruco como Delegado Único federal.

Si bien hay preguntas importantes que seguramente serán solventadas pronto, hay consenso en las bondades que conlleva la desconcentración de la SECTUR para ubicarse en Chetumal. Desde mi punto de vista, con la tecnología de comunicación actual, obviamente mejorando la que existe en Chetumal, no necesitan ni edificios enormes ni que se trasladen todos los empleados de SECTUR que están en la ciudad de México. La presencia de las autoridades mas importantes de esta Secretaría, en Chetumal, sería un enorme incentivo para detonar actividades económicas con base en diferentes tipos de turismo. El sur de Quintana Roo se estaría beneficiando grandemente. Solo imaginemos un macroproyecto para la Laguna Milagros, otro para Raudales, uno mas para la bahía de Chetumal y la ribera del río Hondo, todos ellos articulados y con infraestructura de primer nivel aeroportuario y acuático. El apoyo de investigación y capacitación de personal será indispensable y será útil solo si hay altos estándares de calidad.

El proyecto del tren dará una movilidad necesaria al turismo y permitirá un mayor flujo y volumen de turistas. Aun cuando no hay detalles del proyecto, hay mas expectativas positivas que negativas, asumiendo que se resolverán adecuadamente temas de la ocupación de tierras ejidales para ese proyecto y los impactos ambientales serán debidamente mitigados, en todo su recorrido. El volumen de turistas seguramente demandará cambios, adaptaciones y crecimiento de servicios e infraestructura en todos los puntos que toque el tren. El gran turismo del norte de Quintana Roo podrá articularse con el desarrollo del sur, Chetumal, y con Campeche, Tabasco y Chiapas. Es un proyecto ambicioso y con grandes expectativas y potencial.

Si bien la descripción anterior muestra escenarios favorables para el desarrollo del sur y el norte de Q. Roo, queda un escenario que hay que platicar, analizar, discutir y tomar en cuenta en toda la mega-planeación ¿Cómo queda el centro de Q. Roo, donde la población mayoritaria es de origen indígena? Esta pregunta incluye los municipios, principal pero no únicamente, de José Ma. Morelos, Felipe Carrillo Puerto, Tulum, Bacalar, Lázaro Cárdenas, parte de Puerto Morelos y parte de Othón P. Blanco. De estos municipios solamente Felipe Carrillo Puerto y José Ma. Morelos no tienen grandes atractivos como los otros, sea por naturaleza o por ser sede de gobierno.

Es un verdadero reto pensar como incorporar a JMM y FCP en el mega plan de desarrollo que se ve venir para Q. Roo. La falta de información concreta no ayuda, pero si genera, al menos por el momento, preguntas sin respuestas. Si no hay la atención adecuada se puede generar una situación social muy difícil.

Pero no toda la responsabilidad es del gobierno electo, también lo es de los ciudadanos. Se puede tomar la iniciativa ciudadana de organizarse y pensar en propuestas, opciones de articulación entre el mega plan y acciones locales. Se pueden formar células ciudadanas que analicen, discutan y propongan, en su momento, opciones de desarrollo sostenible (social, ecológica y económicamente) para el centro del estado. Es momento de mirar hacia adentro, de sumar esfuerzos, de perder el egoísmo, de aprovechar saberes, inteligencia y capacidades locales. Es momento de reagruparse y adoptar una posición proactiva y positiva.

La alternativa no es una opción. O nos deja el tren, literalmente, o quedamos como el jamón del sándwich, en medio, aplastados por el norte y el sur.

A %d blogueros les gusta esto: