La tercera fue la vencida

Por:Normando Medina Castro

No hay plazo que no se cumpla, y ayer poco después del mediodía, Andrés Manuel López Obrador fue declarado presidente electo de México por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y recibió la constancia que lo acredita.

La tercera fue la vencida. Luego de dos procesos electorales anteriores en los que contendió por la presidencia de México y fue derrotado por el sistema político mexicano representado por el Partido Acción Nacional en 2006 y por el Partido Revolucionario Institucional en 2012, arropado por la inmensa mayoría de los mexicanos que salieron a votar el pasado primero de julio, López Obrador ganó la titularidad del ejecutivo mexicano de manera rotunda con más del 53 por ciento de los votos emitidos.

La fuerza de la voluntad popular no dejó espacio para la posibilidad de fraude electoral al manifestarse de manera contundente a favor del político tabasqueño que todavía tiene un trecho por recorrer antes de tomar protesta del cargo de Presidente de la República Mexicana el próximo primero de diciembre en el Congreso de la Unión. Cabe señalar que la Reforma Político Electoral de 2014 realizada por los legisladores actuales redujo para la próxima elección los tiempos de transición y transmisión de poderes, adelantando la elección presidencial para el primer domingo de junio y la toma de protesta del sucesor de Andrés Manuel López Obrador el primero de octubre. Eso significa que el mandato del hoy presidente electo concluirá dos meses antes.

La transformación de México hacia mejores estadios de vida es hoy una posibilidad cercana que depende de todos los mexicanos, ya que la democracia no termina con la emisión del voto. Como es previsible, un régimen de privilegios, de riqueza concentrada en pocos y de millones en pobreza y marginación, fue derrotado, pero conserva su capacidad de acción y reacción en defensa de sus intereses. Lograr los cambios necesarios para atacar la desigualdad, la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la violencia, no es cosa fácil.

Los gobiernos anteriores, sobre todo a partir de Carlos Salinas de Gortari, se apoyaron en una verdadera oligarquía a la que. Poco o nada interesa el bienestar nacional. Unos cuantos poderosos con riquezas insultantes obtenidas con prebendas y la complicidad de los gobiernos. Ese régimen hoy derrotado posee una enorme red de gente que les sirve y que también han sido beneficiados y hoy temen perder sus privilegios. Por eso quieren transmitir su odio hacia quien ya es el Presidente electo de todos los mexicanos y hacia sus seguidores, sin pensar un momento que el apoyo de López Obrador es precisamente la gente. Los ciudadanos y sus familias que se hartaron de la falta de ética y de nacionalismo de los gobernantes enseñada en su insaciable codicia por los bienes públicos.

Ahora es tiempo de restituir el tejido social roto y establecer un genuino estado de derecho, con el imperio de Las leyes aplicadas a todos por igual sin importar el status, ni el poder, ni el dinero. Ya es la hora de un México con una auténtica división de poderes, en donde “el poder contenga al poder” como expresaba el Barón de Montesquieu. No diputados y senadores al servicio de intereses personales o facciosos, sino al servicio del pueblo soberano. De poco sirven legisladores que obstaculicen la buena marcha de México oponiéndose a todo lo que venga del nuevo gobierno, como también sirven de poco quienes aprueben todo sin un verdadero análisis que justifique que es por el bien de México. Ni sofistas trasnochados empeñados en buscar “el pelo en la sopa”, ni apologetas profesionales ó simples aduladores de las nuevas autoridades que, no serán más que servidores públicos.

Ya es la hora de tener en México instituciones sólidas, éticas, eficientes y confiables. No es momento de revanchismos y venganzas, sino del restablecimiento del Estado de derecho. El país está lleno de odio y rencor. Hay mucha gente que sido lastimada por los abusos de poder de las autoridades. Hay mucha pobreza y desigualdad. También hay envidia y una gran cantidad de manipuladores de primera, de segunda y tercera de la voluntad popular. Tiene que mantenerse el respaldo manifestado en los votos, ésta vez con el acompañamiento a quienes dirigirán los destinos de México. No hay que perder de vista lo que algunos dijeron fue una felicitación del ex presidente uruguayo Pepe Mujica a López Obrador, a través de un video, donde expresa cierta preocupación advirtiendo las complicaciones que conlleva nuestra vecindad con los Estados Unidos de Norteamérica, ni más ni menos que el país más poderosos del mundo acostumbrado a imponer siempre sus intereses.

Quintana Roo mantiene todavía un alto flujo turístico, a pesar del sargazo que afecta sus principales costas y de la violencia y la inseguridad que lastima a Cancún y Playa del Carmen principalmente. En Noticieros Televisa, la periodista Denise Maerker presentó en su espacio una nota, en cadena nacional, donde destacó que se han retirado de las playas quintanarroenses más de 106 mil toneladas de sargazo. El esfuerzo institucional ha sido enorme. Sobre todo que la limpieza dura poco con el arribo de más alga marina. Una tarea titánica digna de reconocimiento, aunque hay que decir que la participación ciudadana ha sido escasa, sobre todo porque los grandes hoteles establecidos en Quintana Roo nunca se han caracterizado por permitir el acceso a las playas, a pesar de que la ley así lo contempla. Las disputas entre ciudadanos y empresarios por el cierre de accesos a las playas en Tulum es otro ejemplo de la razón por la que la población no siente como suyo el problema del sargazo, aunque a la larga afectará la economía de todos.

Da la impresión que las autoridades municipales de Othón P. Blanco han privilegiado la recaudación tributaria por encima del bienestar social. Es común que emprendan verdaderas cacerías para detectar restaurantes que venden cervezas junto con alimentos después de las ocho de la noche, ya que es el límite de horario después del cual tienen que pagar más de 200 pesos por cada hora extra. Las multan son mayores de diez mil pesos. El criterio, el sentido común y la sensibilidad brillan por su ausencia. Si un comenzal pide una cerveza a las siete y media de la noche y no se la acaba antes de las ocho, el propietario es sancionado con la elevada multa de manera implacable. La mayoría de los restaurantes cierran a la medianoche. ¿cuántas horas extra tienen que pagar todos los días con este sistema? Y cada día hay menos dinero circulante y por consiguiente menos clientes en la capital de Quintana Roo. Y eso es que les quedan unos cuantos días en el poder. Bueno, pero quedan los de Sefipan, del gobierno del estado. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño Estado.

Hasta la próxima!!!

profenor1960@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: