La Independencia de Cataluña

Por: Eusebio Azueta


He estado leyendo en las noticias internacionales la solicitud pacífica y cada vez más exigente de los catalanes para formar e integrarse en un nuevo país en el panorama mundial.

Razones manifiestan que la economía española no esta dirigida con la delicada atención, siempre con una deuda motivada por rezagos y mal gasto de la burocracia que se resuelve vendiendo bonos gubernamentales sin demanda por desconfianza al Gobierno federal y que el mismo compra la deuda con Afore, sistema fiscal como le llamamos en México al fondo de defunción y de retiro que debemos cubrir a todo ciudadano en esa circunstancia y que más del 50% de la población en esas condiciones no cobra por la ignorancia de no saber sus derechos. Esto permite a las arcas públicas tener un alto ingreso que maneja a su albedrío y del que dispone sin rendir cuentas.

Tengo entendido que en España la deuda se compra con esas reservas, lo que significa que compra su deuda con sus propios recursos provenientes del pueblo, convirtiéndose en un juego inmoral. Pero lo que se observa es el firme propósito de los catalanes de convertirse en dueños de su propio destino, que teniendo el desarrollo económico sólido, la sociedad preparada para el cambio, la industria, el turismo, colegios de primer nivel que preparan talentos, clínicas innovadoras y grupos políticos con experiencia y capaces, tengan que sufrir la explotación de sus bondades para pagar impuestos y mantener un aparato de Gobierno que no da resultados sobre todo a esa región.

El referendo al voto es detenido y denigrado, no lo permiten y envían a la guardia Nacional a detener a los responsables de esa votación, violando el derecho internacional para efectuarlo, valiente democracia! España ha saqueado en silencio el fondo de reserva de la seguridad social debido a sus dificultades financieras. La postura de ambos bandos cierran la comunicación para un diálogo que acrecentará pasiones, el voto es el instrumento sagrado para definir cualquier contienda utilizando el uso de la razón y respetando la voz del pueblo y el uso de la ley justa sin felonías y razones sin razón.

La sociedad internacional está de acuerdo con el sentimiento y le da la razón a Cataluña, desea que se considere su independencia en bien del entendimiento y de la razón, que permita el avance de una región que lo requiere y que lleva como lastre ingrato la imposición de la voz e injusta de no permitirlo por lo que representa para el resto del país que carece de la dinámica y riqueza producida con el esfuerzo diario y voluntarioso de los catalanes. Debe llamarse a un referéndum para que cada quien con su boleta dirija sus destinos y sus dineros, en la conveniencia basada en la LEY y la razón y no en el capricho y en la cerrazón, no se desmorona España se fortalece!.

A %d blogueros les gusta esto: