La fuerza de la política

Por: Normando Medina


Los actos de violencia, en los que participan cuerpos de seguridad oficial en contra de la población civil, siempre serán condenados, casi de manera automática, sin que exista ningún tipo de análisis del entorno o el contexto en el que se den los hechos. Simplemente lastiman la sensibilidad humana. No importa el lugar en donde ocurran, ni las circunstancias.

En el complejo asunto catalán la violencia se gana el repudio y la antipatía generalizada sin conocimiento real de causas y efectos. Como dice el estimado doctor Carlos Barrachina Lisón, catalán de nacimiento y de convicción, en un texto que compartió a sus amigos “a raíz de estas imágenes, innumerables personas con buena intención, que no tienen ni la más remota idea de lo que está en juego en Catalunya, ni de lo que piensan los catalanes, se lanzaron a opinar. No hay nada más temerario e injusto que opinar sobre lo que no se conoce”.

Los personajes que quieren la separación de la región de la Catalunya –de la que forma parte Barcelona-, encabezados por el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, convocaron y llevaron a cabo un referéndum el pasado domingo primero de octubre, mismo que el gobierno español, encabezado por Mariano Rajoy, calificó de ilegal y anticonstitucional y que terminó en hechos lamentables de violencia. “en estos momentos ni Rajoy, ni Puigdemunt quieren platicar sobre nada. No se ha hecho política”, apunta el doctor Barrachina.

Hacer política, decía Jesús Reyes Heroles, es transformar la realidad dentro de la legalidad y por la vía institucional. El político y escritor mexicano, autor de la obra La Razón de Estado, insistía siempre en que quien predique la ruptura del orden jurídico es un provocador. Reyes Heroles privilegiaba “que impere la fuerza de la política y no medre la política de la fuerza”, para que exista una sociedad sana.

Después de los hechos en la región catalana la más lastimada es la convivencia social. Corresponde dilucidar la razón a los actores involucrados, separatistas y no separatistas. Nadie debe cantar victoria en estos momentos, a pesar de que las imágenes de violencia que circularon por el mundo ganaron la condena al gobierno español. Más de la mitad de la población catalana no votó. Ojalá prevalezca la política, la buena política que, en cualquier tiempo y bajo cualquier circunstancia, subordina los intereses individuales al interés colectivo. Catalunya lo merece. España lo merece.

Todo parece indicar que Ricardo Anaya, presidente del Partido Acción Nacional, se alzará con la candidatura del Frente Ciudadano, formado por su instituto político en alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC). Anaya impuso a su correligionario Gustavo Madero para la elaboración de la plataforma de esa alianza y, lejos de hacer caso a los panistas, que buscan también la candidatura a la presidencia de la república, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, quienes exigían su renuncia de la dirigencia nacional, ha jugado con los tiempos. Nunca puso las condiciones para que hubiera “piso parejo”. Aprovechó los promocionales que correspondían a su partido. El domingo próximo, de acuerdo al calendario del Instituto Nacional Electoral (INE), se cierra el registro de candidatos independientes. Esto significa que si Margarita Zavala tiene como opción registrarse como candidata independiente tiene que renunciar al PAN antes de esa fecha fatal. En caso de no renunciar a tiempo, lo mismo que Moreno Valle, sus aspiraciones a contender por la presidencia de México dependerán únicamente del Frente Ciudadano, dominado precisamente por Ricardo Anaya.

Hace falta una campaña abierta de información para los turistas y la población, en general, donde se señale, que en Quintana Roo no se permite la operación de los taxis de Uber. Es necesario que quienes arriban a los aeropuertos del estado tengan esa información, para evitar incidentes, tal como le ocurrió a la turista Marcela Kiewek, quien señaló en su página de Facebook, el 28 de septiembre, estar “Indignada y lo que le sigue”. Apoyada con vídeos se queja de que fue obligada por la policía federal a descender de un vehículo de Uber que ella solicitó para transportarse desde al aeropuerto hacia el sitio donde se hospedaría. Considera un abuso que le impidan transportarse en la opción que eligió, argumentando que los taxis convencionales no son seguros.

El domingo 8 de octubre, Quintana Roo celebrará 43 años de ser un estado libre y soberano. Tierra noble de gente amable y trabajadora que históricamente ha luchado contra la adversidad y las ambiciones políticas. Lo mismo ha sufrido el embate de poderosos huracanes que el saqueo de varios de sus gobernantes cuando era territorio federal y, aún antes.

Por mucho tiempo considerado lugar de castigo político por el poder central del país, hoy se yergue como un estado próspero, el más importante generador de divisas para México por turismo.

A pesar del saqueo y la depredación de que fue objeto también en los tres últimos gobiernos priístas. Ahora Quintana Roo votó por un gobierno de alternancia y sacó al PRI de la conducción de su destino. Los ánimos y la sensibilidad de los habitantes del centro y el sur de la entidad, en especial, se exacerbaron mucho por los abusos acumulados. Es un factor que no debe ignorarse. El gobierno de la alianza PAN-PRD no puede ni debe soslayar que los hechos hablan más claro y más fuerte que cualquier discurso, que cualquier propaganda, que cualquier autocomplacencia. Los errores y los abusos lo son, vengan de quien vengan. Los errores siempre tienen y tendrán un costo. Lo importante es detectarlos, aceptarlos y corregirlos. ¡Hasta la próxima!

A %d blogueros les gusta esto: