Escepticismo electoral

Normando Medina Castro

Pulso Sur.- Jueves 14 de junio, 2018

La degradación de la política en México ha llegado a niveles en los que parece que la mitomanía y la amoralidad han tocado fondo y han perdido su eficacia en la lucha por el poder ante un electorado cada vez más escéptico y saturado de información, sobre todo, por redes sociales.

Paso a paso, la mentira fue adueñándose de la praxis política hasta llegar a extremos en los que para avanzar y escalar posiciones, mentir se hizo requisito indispensable. La adulación a quienes ocupan los puestos de poder, se hizo costumbre, sin importar que la adulación siempre va aparejada con la mentira. Los halagos y zalamerías se convirtieron en música para los oídos de los poderosos. La verdad se les hizo incómoda o francamente desagradable y en sus burbujas de poder se rinde culto a la intriga y la lambisconería.

Presidentes y gobernadores, senadores y diputados, dirigentes de partidos y demás personajes de la política en puestos de poder público, a fuerza de escuchar y de decir tantas mentiras le perdieron aprecio a la verdad. Esta situación ha terminado por hacer un gran daño a toda la sociedad, incluidos los medios de comunicación masiva y muchos comunicadores.

Ahora, como nunca antes, la verdad siempre termina por imponerse debido al acceso a la información, sobre todo a través de las redes, que tienen todos los ciudadanos, y a la dura realidad que enfrentan día a día.

Aún cuando también circulan y se difunden profusamente muchas mentiras, la realidad, que es el criterio de la verdad lógica, no puede ocultarse. ¿Cómo creer que estamos bien como país cuando cada vez es más difícil para los mexicanos subsistir, y los satisfactores necesarios para vivir con decoro se alejan de la inmensa mayoría y se han vuelto inalcanzables para millones de mujeres y hombres? ¿cómo ocultar los miles de muertos y desaparecidos en los últimos tres sexenios gobernados por el Partido Acción Nacional (PAN) y por el Partido Revolucionario Institucional actualmente en el poder? ¿cómo negar el flagelo de la inseguridad, la violencia, la miseria, la corrupción y la impunidad?

El tercer debate presidencial fue, al igual que los anteriores, una búsqueda torpe de bajar al puntero de todas las encuestas, Andrés Manuel López Obrador a costa de lo que sea. No les importa emplear más mentiras, descalificaciones, medias verdades o calumnias. Les iría mejor a todos si probaran con actuar éticamente y honrar la verdad. Los recursos basados en la mentira y las descalificaciones de los adversarios ya no obtienen ninguna ganancia.

El candidato de la alianza encabezada por el PRI, José Antonio Meade, perdió la poca seriedad que le quedaba atacando sin ton ni son al candidato de la alianza del PAN, Ricardo Anaya, y al abanderado de Movimiento de Regeneración Nacional, el puntero López Obrador. El casi priísta Meade Kuribreña señaló al panista Anaya como indiciado de un proceso judicial. Si así fuera, ya no sería candidato. Acusó a López Obrador de delitos electorales sin ningún sustento sólido, a pesar de que hace pocos días el periodista Ciro Gómez Leyva presentó en Imagen Televisión una nota sobre un asalto sufrido por operadores priístas de compra de votos del Estado de México, quienes fueron despojados, por asaltantes, de los diez mil pesos en efectivo recibidos por cada uno de ellos de la dirigencia tricolor. Al parecer uno de ellos mismos dio el “pitazo” a los delincuentes cuando viajaban en un microbús rumbo al municipio de Nezahualcoyotl, pena ajena. Por su parte Anaya, como siempre, buscando ensuciar a López Obrador, cuando a fuerza de tanto mentir, ya nadie le cree. Los temas del debate realizado en Mérida, Yucatán, sobre economía y desarrollo, que incluía crecimiento económico, pobreza y desigualdad, educación, ciencia y tecnología, desarrollo sustentable y cambio climático, fueron tratados con superficialidad e insuficiencia.

En Quintana Roo el partido de la Revolución Democrática (PRD) enfrenta las secuelas de la fallida candidatura del ex priísta José Luis -Chanito- Toledo Medina por la presidencia municipal de Benito Juárez, cuya cabecera es Cancún. Y es que la malograda candidatura de Chanito, echada para atrás por todas las instancias electorales por incumplir con el requisito de residencia mínima en el municipio que quería gobernar, dividió aún más al PRD estatal, tan susceptible a las tribus y a las divisiones internas. El ex delfín del ex gobernador Roberto Borge, para pretender la mencionada candidatura, contó con el apoyo, a nivel local, de Julián Ricalde Magaña, actual candidato a senador por la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, y del dirigente estatal del sol azteca, Jorge Aguilar Osorio. Una de las militantes genuinas del PRD, la consejera nacional perredista y diputada federal, Ivanova Pool Pech, exige la renuncia de Jorge Aguilar Osorio de la dirigencia en pago al costo político del desaguisado. Alguien tiene que pagar los platos rotos.

Parece surrealista que el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) prohíba a Morena, precisamente el partido de Andrés Manuel López Obrador, utilizar la imagen ó las iniciales de AMLO en Quintana Roo. La “medida cautelar” la tomaron en atención a una queja del Partido Encuentro Social (PES) de Greg Sánchez, que explotaba, más que utilizar, la imagen del político tabasqueño para impulsar, sobre todo, la candidatura del su esposa cubana Niurka Sáliva de Sánchez en pos de la presidencia municipal de Benito Juárez. ¡Para Ripley! Obvio que la actuación del Ieqroo es altamente sospechosa de que busca congraciarse con alguien.

El problema de la inseguridad pública cada día se agrava más en Quintana Roo. Ayer miércoles poco después de las ocho de la mañana, dos individuos a bordo de una motocicleta, dispararon en varias ocasiones a los ocupantes de un automóvil compacto en Tulum, a escasos metros del palacio municipal. La candidata a regidora del PRI en Isla Mujeres, Rosely Danilú Magaña, falleció a consecuencia del atentado que sufrió con arma de fuego hace algunos días.

Mucha gente se ha alegrado, me cuento entre ellos, por el traslado del ex gobernador Mario Villanueva Madrid a la ciudad de Chetumal, su tierra natal. Muchas expectativas se tejen en torno a él y si tendrá o no, participación e influencia en la vida política. En fin, son cosas que pasan en el país y en nuestrop caribeño Estado.

¡Hasta la próxima!

A %d blogueros les gusta esto: