Campañas de perversión informativa

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro

Jueves 10 de mayo de 2018

La condena a la violencia es unánime; sin embargo, muchos mexicanos la alimentan de manera consciente o inconsciente con sus expresiones y actitudes cotidianas al interactuar en sociedad. Lo más preocupante es que la violencia parece haber tomado carta de residencia permanente en el proceso electoral de nuestro país al privilegiar, algunos de los candidatos a la presidencia de México, los ataques y agresiones en lugar de las propuestas.

Hay que decirlo una vez más, los candidatos del régimen, sus aliados y beneficiarios, apuestan al temor para buscar imponerse en las elecciones del próximo primero de julio. Es triste que a falta de argumentos para convencer y unificar a los mexicanos, utilicen todos sus recursos para dividir y polarizar a la nación.

La difusión de mentiras, calumnias, difamaciones y alientos a la violencia tienen lugar no sólo en redes sociales, que hace mucho parecen haber dejado de ser espacios privados, sino también en medios de comunicación masiva. Medias verdades, información incompleta y descontextualizada contribuyen a generar confusión y violencia.

Es absurdo y contraproducente alimentar campañas presidenciales basadas en la perversión de la información. Campañas basadas en hablar mal del otro, sin importar los contenidos. Es claro que los candidatos de las alianzas encabezadas por el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional, José Antonio Meade y Ricardo Anaya respectivamente, dedican demasiada atención al candidato que lidera las preferencias electorales, Andrés Manuel López Obrador, de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y generan un clima de polarización del que creen poder sacar provecho.

El llamado a la prudencia lo hizo la candidata independiente Margarita Zavala en su Twitter:

“Es buen momento para moderar el tono y la retórica durante esta campaña. Recordemos que gane quien gane, todos somos mexicanos y queremos lo mejor para nuestro país”.

Y es que resulta peligroso alimentar la confrontación, la división y el encono entre los mexicanos. Quizá los ricos y poderosos no se han percatado de que “los de antes ya no somos los mismos”. Hace poco el periódico Reforma difundió un sondeo que colocaba a Ricardo Anaya como el candidato preferido por los jóvenes universitarios, quienes en pocas horas manifestaron su rechazo y repudio al abanderado del PAN mediante mucho más de cien mil expresiones en las que no dejaron duda de su animadversión.

El periodista Julio Hernández López, columnista de La Jornada, con gran categoría manifestó el rechazo al “periodismo sicario” debido a la información difundida en Twitter por el periodista Ricardo Alemán en el que se entendía una incitación a un atentado en contra del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. El periodista Julio Hernández en su columna Astillero publicada en La Jornada del 8 de mayo expresó: “el ambiente político tan cargado y la evidencia de que en ciertos medios de comunicación se especula respecto a los riesgos de un atentado contra Andrés Manuel López Obrador detonó un rechazo a la siembra de odio desde posiciones de periodismo tradicional o de las redes sociales”. Y es que el tuit de “no al periodismo sicario” ocupó el primer lugar en las tendencias nacionales y el tercer sitio mundial. Definitivamente los mismos de ayer ya no somos los de antes.

Los integrantes de la cúpula empresarial que buscan cualquier detalle para confrontar a López Obrador y publican desplegados o financian spots en contra del político tabasqueño, parecen no percatarse de que su estruendo y sus intereses sólo tienen eco en su entorno que, en definitiva no es el mismo que el de decenas de millones de mexicanos sin privilegios y azotados por la carestía, la pobreza, la violencia y la inseguridad.

Fuera de proporción manifiestan su ánimo belicoso y rememoran sus desencuentros con el ex presidente de México, Luis Echeverría, a principios de los setentas. Alguien tendrá que decirles que Echeverría asumió la presidencia cuando todavía estaba fresca la matanza de Tlatelolco en 1968 en la que él tuvo participación. Jamás tuvo liderazgo y representaba el PRI autoritario e insensible patente en el “halconazo”, también conocido como la matanza del jueves de corpus, la “guerra sucia” durante su gobierno en la que hubo numerosos desaparecidos y los abusos de poder por los que incluso fue procesado por la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado. Alguien tiene que decirles que López Obrador no es Echeverría y que las condiciones y circunstancias actuales son drásticamente distintas.

Chanito Toledo

El melodrama en el que se ha convertido la candidatura a la presidencia municipal de Cancún de la alianza Por México al Frente, tuvo un episodio más con el rechazo de Chanito Toledo a cargo del Tribunal Electoral del poder judicial del Estado que confirmó la negación del Instituto Electoral de Quintana Roo a registrarlo como abanderado del PAN-PRD-MC debido a que incumple el requisito de residencia mínima de cinco años en el municipio que ahora quiere gobernar. Las directivas estatales del PRD y del PAN anunciaron que acudirán al tribunal electoral del poder judicial de la federación en donde tendrá fin esta telenovela en la que se manejan muchos intereses que incluso trascienden este proceso electoral. Por cierto, llama la atención que Chanito Toledo se diga víctima de un complot multipartidista y se venda como la solución a los graves problemas de inseguridad y violencia que padece Cancún fustigado por el crimen organizado.

En el municipio de Tulum, la lucha por la presidencia municipal es claramente pareja entre dos contendientes: ambos se conocen muy bien, en algún momento trabajaron juntos. El candidato del PAN-PRD-MC, Víctor Mas Tah, tiene una larga trayectoria política y goza del aprecio de mucha gente. El candidato del PRI-PVEM-Panal, Marciano Dzul Caamal, es un hombre de liderazgo y poder que sabe tejer alianzas y hacer amarres. Batalla electoral de pronóstico reservado. En fin son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

prefenor@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: